Quienes Tienen “Genes De La Obesidad” Se Benefician Más De La Alimentación Saludable

Aunque la alimentación saludable es buena para todos, aquellos que tienen genes DE LA OBESIDAD que los ponen en un alto riesgo de tener obesidad podrían ser los más beneficiados. Un nuevo estudio sugiere que incluso aquellos que tienen una predisposición hereditaria a subir en exceso de peso no están destinados a ser obesos.

De hecho, los investigadores dicen que se puede evitar con el tiempo adoptando una dieta saludable rica en frutas y verduras y sin la sal, el azúcar, el alcohol y la carne roja. El hallazgo proviene de un nuevo análisis de dieta, el estilo de vida y los datos médicos de aproximadamente 14,000 hombres y mujeres.

“Descubrimos que comer alimentos saludables (alto consumo de vegetales, frutas, granos enteros, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga y bajos consumos de grasas trans, alimentos fritos y bebidas azucaradas) disminuye el riesgo de obesidad y promueve la pérdida de peso para todas las poblaciones .

“Curiosamente, los efectos protectores parecen ser más evidentes entre los que tienen un mayor riesgo genético” es decir tienen genes de la obesidad. Los expertos enfatizaron que el riesgo de obesidad es impulsado por una mezcla compleja de factores genéticos y ambientales.

Además, aunque los análisis de ADN pueden detectar fácilmente las variaciones genéticas relacionadas con la obesidad, la propensión genética a aumentar de peso es en sí misma un cálculo complejo. Aún así, la población puede dividirse en grupos de bajo, intermedio y alto riesgo, cada uno representa aproximadamente un tercio de la población.

Los datos para el análisis se obtuvieron de dos estudios de larga duración de profesionales de la salud, uno que involucraba principalmente a mujeres y otro a hombres en su mayoría. Casi todos los participantes eran blancos.

Los datos incluían información sobre las rutinas dietéticas y los cambios en el índice de masa corporal (IMC) de los participantes, una medida que a menudo se usa para categorizar el peso. Los hábitos de ejercicio no fueron evaluados.

Se comparó los hábitos alimenticios de los participantes con tres dietas diferentes: el Índice Alternativo de Alimentación Saludable 2010 (AHEI-2010), el Enfoque Dietético para Detener la Hipertensión (DASH) y la Dieta Mediterránea Alternativa (AMED). Aunque difieren en algunos aspectos, las tres dietas son consideradas planes de alimentación saludables.

Los investigadores también asignaron un puntaje de riesgo genético para la obesidad a cada participante. Para hacer eso, consideraron 77 variaciones genéticas con los genes de la obesidad que se han relacionado con el estado de IMC(indice de masa corporal).

Las personas cuyos hábitos alimenticios durante más de dos décadas se alinearon más estrechamente con las dietas DASH o AHEI-2010 experimentaron una caída en el peso corporal general y el IMC. La asociación más fuerte fue entre los que tenían el mayor riesgo genético de obesidad.

Los investigadores advirtieron que es prematuro comentar sobre causa y efecto. Y aunque se dijo que se le informó anteriormente sobre cómo el ejercicio puede proteger contra la obesidad, el último análisis no tomó ese factor en consideración.

En un editorial publicado con el estudio, se señaló que los hallazgos “ayudan a disipar los conceptos erróneos de que una predisposición genética (genes de la obesidad) inhibirá el control exitoso del peso”.

También argumentó que las observaciones deberían “reforzar la urgencia crítica de [promover] políticas integrales que prioricen los entornos y sistemas de alimentos saludables, con énfasis en las personas con mayor riesgo”. “La predisposición genética”, “no es una barrera para el control exitoso del peso.

MATERIAL RECOMENDADO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *