Rehabilitación y Fisioterapia De Una Cirugía De Reemplazo De Rodilla

Acabas de realizarte una cirugía de reemplazo de rodilla. Tu médico arregló lo que estaba mal, pero inicialmente todavía se sentirá un poco de dolor y rigidez.

Ahora que el procedimiento quirúrgico se a realizado, es tu turno para asegurarte de que la cirugía sea un éxito completo. Eso significa trabajar para restaurar la fuerza y ​​la movilidad de la rodilla.

En el hospital luego de la cirugía de reemplazo de rodilla.

El proceso de rehabilitación comienza el día después de la cirugía. Estarás en tus pies, probablemente con la ayuda de un bastón, muletas, barras paralelas, o un andador.

Te reunirás con un fisioterapeuta que te guiará a través de una serie de ejercicios para mejorar el movimiento y aumentar el flujo de sangre a las piernas y los pies.

Eso es importante porque evita que la sangre se coagule luego de la cirugía de reemplazo de rodilla.

Tu fisioterapeuta también te mostrará cómo entrar y salir de la cama, y ​​cómo usar las muletas o el andador. Una enfermera o terapeuta ocupacional te mostrará la mejor manera de vestirte, bañarte y usar el baño.

Tu rodilla se fortalecerá mientras sigues moviéndote. Tu terapeuta puede pedirte que camines de un lado a otro del corredor del hospital o afuera.

Pueden ayudarte a subir escaleras. En el momento en que estés listo para ir a casa, debes ser capaz de doblar la rodilla en un ángulo de 90 grados, bañarte y vestirte por tu cuenta, y sólo usar ayuda para caminar con moderación.

Tu médico y terapeuta físico establecerá una serie de ejercicios que debes hacer cuando estés a punto de ser dado de alta.

Aquí tienes algunos objetivos de ejercicios que probablemente se establecerá para ti luedo de darte de alta de la cirugía de reemplazo de rodilla:

* Caminar por períodos cortos – primero dentro de tu casa, luego afuera – para aumentar la movilidad.

* Lentamente subir escaleras, hacer las tareas y trabajar en otras actividades cotidianas.

* Continúa haciendo los ejercicios de fortalecimiento de rodilla que aprendiste del terapeuta físico del hospital.

En un centro de rehabilitación post cirugía de reemplazo de rodilla.

Una vez que salgas del hospital, podrías mudarte a un centro de rehabilitación. En la rehabilitación, un equipo de enfermeras, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, entre otros, elaborarán un programa basado en tu condición y salud.

Además de hacerte más fuerte, el personal te ayudará a manejar cualquier dolor que puedas tener. También te mostrarán cómo cuidarte a tí mismo cuando regreses a casa.

En casa luego del alta de la cirugía de reemplazo de rodilla.

Algunos pacientes deciden rehabilitars en el país. Para muchos, eso no podría ser una mala idea. Los estudios demuestran que los pacientes que reciben terapia física en el hogar lo hacen tan bien como los que van a una internación.

Qué ejercicios haces y cuánto tiempo los haces depende de tu edad y de tu salud en general. El tiempo que pasas rehabilitando tu rodilla – como paciente hospitalizado o ambulatorio – va a variar.

Espera trabajar con un fisioterapeuta por lo menos unas semanas después de tu cirugía de reemplazo de rodilla. La mayoría de los pacientes pueden cuidarse a sí mismos dentro de 3 a 6 semanas.

Ejercicios que debes hacer.

¿Qué se puede esperar al hacer ejercicios? Para empezar, caminar es importante. Los médicos recomiendan caminar de 20 a 30 minutos dos o tres veces al día.

El objetivo no es sólo fortalecer la rodilla, sino también ralentizar el desarrollo de tejido cicatricial que puede reducir tu rango de movimiento. Otros ejercicios incluyen:

* Levantamiento de piernas: Éstos implican alisar tu rodilla en una cama y apretar los músculos del muslo. Luego, levanta las piernas de la cama varias pulgadas y mantenlos en esa posición de 5 a 10 segundos y luego bajarlos lentamente.

* Bombas de tobillo: Acuéstate en tu cama con los tobillos colgando del extremo. Luego, mueve el pie hacia adelante y hacia atrás. Esto fortalecerá tus músculos de la pantorrilla y mejorará la circulación en las piernas.

* Cuádriceps de arco corto: Los cuádriceps son un grupo de músculos que controlan la articulación de la rodilla. Tu puedes ejercitarlos acostándote boca arriba con las piernas extendidas.

Pon una almohada debajo de tu pierna operada. Levanta el talón de la pierna operada de la cama. Mantenerlo durante cinco segundos. Trate de hacer un conjunto de 10 repeticiones tres veces al día.

* Levanta la pierna derecha: Acuéstate sobre la espalda y levanta una pierna a la vez, manteniéndola en el aire durante 5 segundos. Haz un juego de 10 repeticiones tres veces al día.

Hay muchos otros ejercicios que aumentarán la fuerza en tu pierna luego de la cirugía de reemplazo de rodilla. Tu fisioterapeuta puede ayudarte con ellos.

Al final, el dolor que experimentaste una vez se reducirá mucho. Serás capaz de hacer la mayoría de las cosas que has hecho en el pasado antes de que tu rodilla se dañe.

VIDEOS RECOMENDADOS!

-------------------banner250x250