11 Formas De Bajar De Peso Apollado Por La Ciencia

Probablemente conoces el consejo sobre las formas de bajar de peso y que es habitual: Come menos y muevete más.

Mientras que hagamos ambos (¡correctamente!) Puede ayudarte a perder peso, hay otras estrategias respaldadas por la ciencia que hace que sea un poco más fácil. Comienza con estas 11 pequeños pasos que pueden agregar buenos resultados.

Duerme bien.

Los estudios vinculan la falta de sueño con el sentimiento de hambre y el aumento de peso. Cuando escatiman en el ojo cerrado, es más probable que comas porciones más grandes, anhelar alimentos ricos en carbohidratos y escoger bocadillos grasos.

Además, lo más probable es que estarás demasiado cansado para trabajar – doble golpe. Trata de obtener de 7 a 8 horas por noche.

Pasa menos tiempo en el gimnasio.

Trata de hacer entrenamientos de intervalos más cortos en lugar de largas y agotadoras carreras. También puedes hacer intervalos en una bicicleta, el elíptica, o en la piscina – en cualquier lugar que pueda variar tu ritmo y lo duro que trabajas.

Revisa tus armarios de cocina.

Sea lo que sea, probablemente lo comerás. Así que manten un tazón con fruta fresca o verduras allí, y pon las delicias dulces fuera de la vista.

En un estudio de la universidad de Cornell, las mujeres que guardan un tazón de fruta fresca y lo comen pesan 13 libras menos que las que no.

Lo contrario también es cierto: la misma investigación encontró que las mujeres que mantienen cajas de cereales o refrescos visibles en sus mostradores tienden a pesar más.

Formas De Bajar De Peso

Entrenamiento de fuerza y Cardio es otra de las formas de bajar de peso.

Si eres un devoto del cardio, es hora de ampliar tus entrenamientos para obtener una recompensa más grande. Trate de agregar de dos a tres sesiones de entrenamiento de fuerza a tu horario de entrenamiento semanal.

¿La razón? El levantamiento de peso construye masa muscular magra, lo que eleva tu metabolismo y ayuda a tu cuerpo a quemar más grasa, incluso cuando estás en reposo.

Repensar en tu batido.

Puedes ver una gran cantidad de deliciosos batidos verdes en tu alimentación por Instagram, pero no te dejes engañar: los jugos y batidos no son el sueño de un dietista.

Si los cargas con leche de coco y mantequilla de almendras, debes mantener el tamaño de la porción pequeña, o obtendrás mucho más calorías de las que esperabas. Elige alimentos enteros que requieren un tenedor o una cuchara.

Deja de temerle a la grasa.

No, esto no te da rienda suelta a disfrutar de un frasco de helado. Pero las grasas “buenas”, como las que se encuentran en los frutos secos, pescado, aceite de oliva y aguacate, juegan un papel importante en una dieta saludable.

Además, los bocadillos “sin grasa” o “bajos en grasa” se cargan con azúcar, granos refinados o almidones para reemplazar el sabor perdido de la grasa. Tu cuerpo digiere rápidamente estos carbohidratos refinados, aumentando los niveles de azúcar en la sangre y de insulina. Haciéndote ganar peso.

Limitar tus opciones es otra de las formas de bajar de peso.

Tener demasiados sabores o opciones en tu plato realmente puede aumentar tu apetito. Para combatir la tentación, adhierete con un perfil de sabor principal (asiático o italiano, por ejemplo) por comida.

No sobrecargues tus sentidos poniendo pasta de pesto, pollo asado y ensalada cubierto con vinagreta de sésamo todo en un plato.

Deja de morder en la noche.

Esos bocadillos justo antes de irte a la cama realmente son malos. Las personas que dejan de comer más temprano por la noche logran cerca de 250 calorías menos por día, en promedio, que las que comen más tarde en la noche.

Los investigadores descubrieron que los comedores nocturnos buscan alimentos más ricos en calorías como la soda y menos frutas y verduras.

Los carbohidratos no son tan malos.

No tienes que renunciar a los carbohidratos por completo: La calidad es más importante que la cantidad. Elija granos enteros, que son más bajos en el índice glucémico.

Opta por carbohidratos complejos (piense en el pan de trigo integral, cebada o avena) en contraposición a los granos refinados (como pan blanco, pasta blanca y cereales para el desayuno).

La investigación ha demostrado que los cereales integrales pueden ayudarte a mantener el hambre a raya y puede ayudar a prevenir el aumento de peso en hombres y mujeres.

La edad importa.

Si tienes más de 40 años, puedes haber notado que es más fácil ganar peso – y más difícil perder peso – de lo que solía ser. Cambios en tu nivel de actividad, hábitos alimenticios, y las hormonas, y cómo tu cuerpo almacena la grasa todos estos pueden desempeñar papeles. Pero algunos pasos simples pueden ayudarte a adelgazar.

Otra de las formas de bajar de peso es intercambie tus platos grandes y cuencos por las versiones más pequeñas (aproximadamente 9 pulgadas de ancho para los platos) y puede que te resulte más fácil comer menos.

Debes saborear cada mordida.

La investigación ha demostrado que comer atento puede ayudar a las personas a evitar las opciones de alimentos poco saludables – no es que tu necesitas convertirte en un maestro Zen. Comer con atención es simple:

• Observa el olor, sabor, color y textura de tu comida.

• Evita las distracciones como ver la televisión mientras comes.

• Tómate tu tiempo (20 minutos por comida es un buen calibre).

• También puedes intentar comer con la mano opuesta que usas habitualmente, o probar los palillos para ralentizarte mientras comes.

VIDEOS RECOMENDADOS!

-------------------banner250x250