13 Mentiras Que Le Dices a Tu Doctor (y porqué no debes hacerlo)

Si alguna vez buscas un lugar para ser honesto sobre tus hábitos y tu salud, es el consultorio de tu médico. Olvídate de la vergüenza – tu médico está ahí para ayudarte, y cuanto más información tenga, más podrá hacer.

“Nunca bebo más de la cuenta”

¿No quieres decirle a tu médico lo duro que tomaste? Beber alcohol puede arrojar resultados en la prueba y enviar a tu médico por el camino equivocado si ttienes problemas de salud.

“Deje de fumar”

Puede parecer una manera inofensiva para evitar una conferencia, pero tu médico debe saber si fumas.

Puede interferir con ciertos medicamentos y podría ayudar a explicar los síntomas que puedas tener. Y él puede ser capaz de ayudarte a dejar el hábito para siempre, a través de la terapia o la medicación.

“Yo como principalmente col rizada…”

Tu cuento alto de colesterol podría llevarte a un tratamiento menos efectivo. Tu no eres la primera persona con una debilidad de donut, por lo que sólo di la verdad – tu médico podría ser capaz de ayudarte a controlar tus hábitos alimenticios.

“Yo corro todos los dias”

Díle a tu médico la verdad sobre tus hábitos de ejercicio. Te ayudará a entender cómo mantenerte sano. Si no eres el tipo de ir al gimnasio todos los días, está bien.

Hay muchas maneras de tener un estilo de vida activo: Jardíneria, jugar con tu perro, o dar un paseo enérgico alrededor del bloque.

“Tube sexo con 1 persona este año”

La visita de un médico no es una prueba de moralidad. Si tienes relaciones sexuales con varios, podrías estar en riesgo de ciertas enfermedades, y podrías ayudar a explicar algunos problemas médicos. Tu médico no está allí para juzgarte, sino para ayudarte.

“No tengo ninguna ETS”

Si crees que tienes una, sabes que tienes una o has tenido una en el pasado, informe a tu médico. Puede ser incómodo, pero algunas ETS pueden ser peligrosas si no son tratadas.

También son contagiosas. Un momento incómodo con tu médico ahora podría ahorrarte momentos incómodos con las parejas sexuales más tarde.

“No estoy durmiendo con nadie”

Mentir acerca de tener relaciones sexuales – o con quien estás teniendo – parece ser bastante común. Puede parecer que no es asunto de nadie, pero es importante ser honesto acerca de si es del mismo sexo, del sexo opuesto o de ambos.

Puede hacer una diferencia, especialmente si tu médico está tratando de averiguar lo que ciertos síntomas podrían significar (embarazo, por ejemplo).

Mi vida sexual es buena.

Si tienes problemas en el dormitorio – bajo deseo sexual o disfunción eréctil (ED) – puede ser un signo de una enfermedad y tu médico debe saber acerca de ello, especialmente si eres joven y de otra manera saludable.

Además, tu médico puede ser capaz de mejorar tus síntomas con medicación o una remisión para terapia psicológica.

“¡Me siento genial!”

No ignores las pequeñas cosas que pueden molestarte – podrían ser pistas valiosas para tu médico. ¿Tienes dolores de cabeza cuando haces ejercicio? Eso puede no parecer ser un gran problema, pero podría ser un signo de algo serio.

“No consumo drogas”

Esto puede ser una mentira peligrosa. Si tu médico te receta medicamentos, puedes reaccionar con los medicamentos de la calle y enfermarte o causar otros problemas.

El uso indebido de drogas también puede causar otros problemas de salud que tu médico puede no saber buscar. Si tienes un hábito de droga o adicción, tu médico puede ser capaz de ayudarte a parar.

“No tomo suplementos”

Miedo de entrar en una discusión con tu médico acerca de los suplementos vitamínicos que compras en la tienda de comestibles? Tu médico necesita saberlo.

Algunos pueden ser peligrosos si los tomas junto con otros medicamentos o tiene ciertas condiciones médicas.

Tomo mis pastillas.

Aproximadamente la mitad de las personas que están crónicamente enfermas no toman sus medicamentos de la forma en que se supone que deben hacerlo.

Si lo omites porque está preocupado por los efectos secundarios, o no te gusta la forma en que te hace sentir, informe a tu médico. Él puede ser capaz de ajustarlo. Si el dinero es el problema podría ayudarte a encontrar formas de reducir el costo.

“No tomo medicamentos de venta libre”

Es importante informar a tu médico acerca de todos los medicamentos que tomas. Puede interferir con la forma en que funcionan los medicamentos recetados, a veces de forma peligrosa.

VIDEOS RECOMENDADOS!

-------------------banner250x250